Energías limpias: una humanidad más amigable con el ambiente

Energías Limpias
Energías Limpias

Las energías limpias hacen parte de una serie de iniciativas de la industria de generar alternativas energéticas más amigables con el medio ambiente.

Nuestra sociedad industrializada surgió sin control del uso del carbón y el petróleo, como generadores energéticos. Sin embargo, este uso desmedido de estos recursos, nos está llevando a un abismo de impredecibles consecuencias en un futuro cercano.

Estamos alterando el delicado balance de nuestra atmósfera, de nuestro clima, del ciclo natural del agua, acabamos con los bosques, con las grandes reservas de plancton, contaminamos ríos y mares; extinguimos especies nativas, todo en nombre de nuestra comodidad. Estamos poniendo en riesgo nuestra propia existencia, en nombre del avance de la industria, el consumismo y la acumulación de riquezas.

Las iniciativas de energías limpias, que buscan hacer uso de energía disponible, que no tiene grandes incidencias en el ambiente, son vistas como un cambio de rumbo en nuestra alocado afán de avance sin medir consecuencias; aprovechando fuentes de energía que están disponibles sin mayor esfuerzo, pero que también necesitan del apoyo de las personas, gobierno y tecnología, para hacer un uso más racional y eficiente de la energía; tanto en actividades industriales, comerciales, logísticas, agrícolas, alimenticias, mineras, de transporte, y hasta las cotidianas.

Casas autosotenibles, construidas con tecnologías amigables con el ambiente, con técnicas y materiales que permiten guardar calor en invierno, y ser frescas en verano; incluso volviendo a técnicas antiguas de construcción; sumándole otras técnicas como la generación de gas para la cocción de alimentos, a partir de los desechos orgánicos; el uso de celdas solares o energía eólica para la generación de energía para el consumo de un hogar;  usando también sensores para optimizar el consumo de las luces en condiciones de ilumanción natural; hornos basados en la energía solar; purificación de agua mediante filtros por decantación; son algunos ejemplos de cómo la tecnología, mezclada con técnicas y conocimientos científicos; pueden crear alternativas para un mejor uso de los recursos energéticos.

No solo es usar energías limpias, es también hacer un mejor uso de lo que ya tenemos; mejorar tecnológicamente motores para que consuman  y contaminen menos; usar las luces de nuestras casas sólo cuando las necesitamos, controlar mediante sensores y software especializado, el mejor y más eficiente uso de la energía en los diferentes procesos industriales, y de cualquier otra actividad humana.

Regiones del mundo como Chile, están creando iniciativas para aprovechar sus condiciones privilegiadas para disminuir su dependencia de las combustibles fósiles.

Gracias a su ubicación geográfica, Chile tiene los desiertos más secos del mundo; donde La Luz solar llega con gran intensidad durante la mayor parte del año; lo que permite planear la construcción de una central solar de energía a gran escala; para satisfacer parte de sus necesidades energéticas.

También planean incorporar como parte del uso de energías limpias, la producción y uso de hidrógeno, como fuente de energía renovable, para su uso en los grandes centros mineros del pais, y para carros eléctricos de baterías a base de hidrógeno ; junto también con el mayor uso de la energía hidroeléctrica, que no es tan invasiva con el ambiente.

Sin embargo,  podemos llegar a quedar cortos, y más aún cuando nos enfrentamos a poderes económicos muy fuertes, que no sopesan el daño que causan al planeta y a las futuras generaciones; con tal de obtener cada vez mayores riquezas y poder.

No más es preocupante cómo el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, elige como funcionario de medio ambiente a una persona que niega el cambio climático; que defiende la exploración en el Ártico en búsqueda de petróleo, con tal de genera riqueza, empleo y poder para su país, y sus privados.

El afán chino de ser una potencia industrial mundial, está causando graves perjuicios a la calidad del medio ambiente de sus ciudadanos; ver una ciudad china como Pekín, repleta de polución, con las personas sufriendo de enfermedades respiratorias; no puede más que generar escepticismo en el futuro de un mundo que quiere jalonar su desarrollo a costa del detrimento de las condiciones de vida del planeta.

Tal vez tengamos que llegar a mayores desastres, condiciones muy drásticas de los climas, afectaciones muy fuertes de nuestras fuentes de alimentos, para darnos cuenta que el uso de las energías limpias debe ser una prioridad y una política de estado, si realmente queremos dejarles a nuestras descendencias, un mundo por lo menos parecido al que encontramos.

Este artículo hace parte del sistema de divulgación de conocimiento de ITSoftware SAS.

Si te gustó, por favor no olvides compartirlo en las redes sociales. 😉 Thnks.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.